Por fin ensamblando…
Esta semana no he tenido demasiado tiempo para trabajar en el taller, la primavera en el campo trae mucho trabajo, pero he podido afilar las sierras de mano, terminar todos los componentes del armazón y ¡por fin! comenzar a realizar algunos ensambles.

Detalle
Componentes armazón

He preparado una tabla de haya para sacar los listones que serán las guías de los cajones. Qué diferencia trabajar con madera de haya, es como mantequilla. Cuando tengo que preparar maderas con las mismas dimensiones, siempre que puedo, primero preparo una tabla que posteriormente divido en los listones necesarios. Después de serrar los listones los voy preparando de dos en dos. Para preparar estos listones he usado una sierra bellota antigua a la que hice un mango de manzano, que por las prisas y no haber dejado secar bien ya se ha agrietado (aunque ya tengo otro trozo de manzano, esta vez secando bien para cambiárselo cuando esté bien seco).

Con estos listones de haya y otros dos, de roble, que me faltaban para el frente de los cajones, doy por terminada la fase de preparar los componentes del armazón. Y por fin a preparar ensambles. Esta parte es la que más disfruto aunque también es la más crítica, un error y ¡encogerían las piezas!.

Regrueso con sierra listón
Regrueso con sierra listón
Resultado tras cepillar
Resultado tras cepillar

Voy a ir realizando los ensambles de la siguiente forma:
– Primero bastidores principales (8 cajas/espigas).
– Segundo, las uniones principales entre los dos bastidores (8 cajas/espigas)
– Tercero, las piezas de refuerzo de los bastidores (6 cajas/espigas), así como las ranuras para colocar los paneles de cedro de los laterales y el rebaje en el bastidor trasero para el panel.
– Cuarto, la estructura donde van los cajones 12 cajas/espigas).
– Quinto, las guías para los cajones (12 cajas/espigas).
El ensamble de caja y espiga para mí, que no me he metido en ensamblajes japoneses todavía, es de los ensambles básicos el más complejo (en algunas de sus variantes más que en otras).
Comienzo marcando la longitud de cada listón, para después realizar el marcaje de las cajas (dejando sobrante donde sea necesario para evitar posibles roturas al escoplear). Las cajas las voy a hacer de 1/3 de la anchura del listón. Con un escoplo de la medida de la caja las voy realizando del centro de la caja hacia fuera y cuando queda menos de1 mm lo termino con el formón. A veces uso el berbiquí para abrir la caja y hacer más fácil el desahogo del material.

Una vez realizadas las cajas, que he hecho de dos en dos, tomo las medidas para realizar las espigas. Marco todas las espigas y después con la sierra de costilla voy serrando primero los cortes al hilo más largos y luego los cortos en todas las espigas, para después pasar a realizar todos los cortes a contrahílo (los de los espaldones). Una vez he retirado los sobrantes comienzo el trabajo con el formón sobre el banco y termino repasando los espaldones con formón en el tornillo. El remate de la espiga lo hago con un cepillo de ángulo bajo tipo 507 y ajusto la longitud de la espiga con el cepillo de testas. Ya solo queda el ajuste fino, con el mismo cepillo de ángulo bajo, de las espigas para que entren con ligeros golpes de la maza (con trozos de cuero en los extremos).

Para los cortes he usado una sierra de corte híbrido de Gramercy tools (que me vuelve loco) y también he usado una John Bedford (rescatada de la basura, que tiene más o menos la misma edad que el árbol cuando se murió) y me apetecía trabajar esta madera con una herramienta prácticamente coetánea.

Ahora toca darse un atracón de cajas y espigas e ir disfrutando de cómo va tomando forma la el armario.  Ya os iré contando.

4 replies on “… Comenzando los ensambles.

  1. Hola Isra.
    es un gusto verte trabajar, se agradece ver el proceso que sigues y comop explicas los detalles, solo puedo decir que eres tremendamente generoso al compartir con el mundo tu pasion y talento.
    Para mi tambien el ensamble a mueca y espiga es muy dificil de concluir con exito, conseguir que encaje con la friccion exacta para permitir el espacio justo que ocupara el adhesivo, que no quede holgado ni que se exponga a un sobreesfuerzo por quedar demasiado apretado, y que queden las dos piezas absolutamente enrasadas por una de las caras al menos si no son del mismo grosor, sin necesidad de cepillar el escalon que queda cuando se se ha ejecutado correctamente.
    Entre los detalles en los que no coincidimos al hacer este ensamble, te comento que en mi caso no corto ni marco la anchura de la espiga(no confundir con el grosor) hasta tener ajustado precisamente el grosor con la caja.
    Un saludo y sigue asi de bien !

    Me gusta

  2. Todo un gusto, tomarse un pequeño respiro del currele, y poder leer y ver el proceso que sigues…Es como asomarse por la ventana de tu taller, y echar un vistazo dentro.
    Gracias por compartirlo
    .
    Saludos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.