Detalles, encolado y algunos acabados.

Una de las dificultades más grande que me he encontrado trabajando la madera con herramienta manual en exclusiva, ha sido que cuando llegas a la parte más interesante, divertida y que marca la diferencia ( los detalles y el acabado) estas agotado emocionalmente y solo quieres terminar. Es entonces cuando debes respirar y afrontarlo relajadamente para no tirar por la borda todo el trabajo. La verdad es que un proyecto tan largo me está dejando sin energías, cada vez me cuesta más darle al armario, solo en algunos momentos lo cojo con ganas, todavía no soy capaz de mantener la concentración tanto tiempo. Así que últimamente voy dedicando al armario los momentos en los que voy a dar lo mejor.

Estas dos ultimas semanas las he dedicado preparar algunos detalles de ébano, encolar los paneles y el bastidor laterales y dar el acabado a estos últimos. También he probado la cola de milano deslizante para las puertas del armario.

Las patas del armario tras serrar los sobrantes para hacerlas mas elegantes, las he adelgazado hacia abajo con una ligera curvatura realizada con el serrucho y el bastrén. No es mucho trabajo y mejora mucho la vista del armario.

Antes de seguir con los demás pasos, me dediqué a preparar los detalles de ébano. Esto también se complica cuando has de serrar listoncillos de menos de 1cmx1cm y 12o cm de largo. Como en otras ocasiones cepillo de entalla, sierra y cepillo. En este caso solo escuadro un canto y una cara que serán las que van a ser encolados a las piezas del armario y una vez estén encolados cepillo hasta que este escuadrado o si hago una pequeña moldura hasta dejar un pequeño sobrante..

Una vez las patas estaban preparadas, tocaba hacer una ranura donde colocaré las piezas que sujetan la tapa del armario y que permiten los movimientos de la madera. He decidido hacer ranuras y no cajas por ser más rápido y a la vez me permite colocar esas piezas donde quiera. Con esto concluido, he pasado ha dar el acabado a las piezas de los laterales, sobretodo en las zonas que una vez ensambladas tienen mal acceso.

Y una vez he terminado de dar gomalaca a estas partes y encolado los detalles de ébano de la parte inferior, era la hora de encolar. Despacito con cuidado y los paneles y bastidores laterales están.

Una vez tengo los laterales, vuelvo a montar el armario (excepto las guías de los cajones) y termino de preparar los paneles machie¡hembrado traseros. Les doy unas manos de gomalaca y compruebo  como encajan. También decidí realizar una moldura en los machihembrados traseros pues me parecía que aunque no se vea quedaba mejor.

También me decidí a realizar los peinazos con colas de milano deslizantes para las puertas, que hice de nogal americano. Solo preparé uno para probar y aunque mejora mucho pues limita mucha curvatura, el resultado no me convence. Así que me tocará preparar o comprar chapas para las puertas ( y realmente me apetece poco), también tendré que cepillar las chapas ya encoladas hasta reducir su espesor a unos 2 mm (y pensareis que divertido!!..).

Pues con esto hecho, ahora voy a continuar rematando los largueros que forman el armazón y procederé a encolar el conjunto para poder realizar los detalles superiores, pues si no de otra forma no podría hacerlos. Lo que más me llama ahora es preparar los cajones así que seguramente una vez encolado y con las incrustaciones hechas me dispondré a realizar los cajones.

Os dejo otras fotos del armario semiterminado, a falta de puertas, detalles, los cajones y baldas interiores

Hasta la próxima entrega de: El armario interminable….

3 replies on “Divisando el final…..pero de lejos.

  1. Hola Isra !
    Una vez mas deleitandonos con tu gran blog, y no me canso de decir un autentico ejemplo para los charlatanes que se refugian en el anonimato de internet pero lo unico que saben de trabajar la madera es pasarse el dia en internet mirando lo que hacen de otros para aliviar su frustracion y envidia.
    Dedicarte al trabajo delicado en los momentos que estas mas motivado va a marcar la diferencia entre un resultado corriente y un mueble deslumbrante, esa es la mejor actitud que podemos tener pero no todo el mundo es capaz de entender que la concentracion es una valiosa herramienta.
    Cuando tu y yo hemos compartido momentos creo que ya te comente que hay dias en los que las cosas no salen bien, en esas jornadas es mejor dedicarse a otra funcion en el taller para no arrepentirnos de cometer algun error, lo que nos provocaria ir hacia atras en nuestro proyecto.
    Te esta quedando una verdadera obra de ebanisteria. Nunca he visto un armario igual, eso es lo que hace que lleve tu sello y tu identidad, un mueble de autor. me encanta la originalidad de tu trabajo y el esfuerzo que vuelcas al usar la herramienta manual demostrando que todo el mundo no esta capacitado para construir un armario de verdad como el tuyo, a pesar de que siempre vamos a encontrar en el camino charlatanes que intenten quitarle merito a un trabajo soberbio que abruma sus minusculos conocimientos limitados a acumular herramienta que ni usan.
    Como ya te comente antes, para mi las puertas quedarian bien sin chapar su interior, simplemente con la proteccion del acabado, y me centraria en las testas. Pero entiendo que es tu obra y me parece estupendo que decidas chaparlas despues de probar los peinazos de nogal para frenar los movimientos del panel de cedro. Estas trabajando mucho y estoy seguro que te veras recompensado, para mi tu espiritu es un ejemplo.
    Un abrazo y mucho animo con las siguientes tareas en ese mueble espectacular.

    Me gusta

  2. Un trabajo realmente impresionante. Me quito el sombrero.
    Estoy deseando ver las puertas y el conjunto terminado. Animo que todo llega y al final el resultado va a ser espectacular.
    un abrazo

    Me gusta

    1. Muchas gracias a los dos, es un placer recibir comentarios tan gratificantes. La verdad es que cuanto más consciente eres del momento en el que te encuentras y de las posibilidades derivadas de este, más capaz eres de hacer las cosas como te las propones. No hay nada más saludable que dejarte guiar por tu propio ritmo (al menos para mí).
      A proposito de los peinazos, el problema que ha surgido es que las puertas ya se han convado. Lo que antes me iba a suponer mucho esfuerzo, pues sacar otras seis chapas lo requiere, ahora lo veo con otros ojos y al final se va a convertir en algo hecho con ganas y que pienso disfrutar como un enano. Sobretodo lo que me planteo para coger energias, es tomarme las cosas con calma y tener paciencia. Otra vez más gracias por todo. Un abrazo.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.