Los cajones y las baldas.

Estas dos ultimas semanas, las he pasado metido en el taller como un eremita, salvo los ratos dedicados a los niños (batallas, excursiones,…). Primero fueron los cajones, me vuelven loco los cajones, es probablemente lo que más me gusta y son tan agradecidos cuando se deslizan suavemente por sus guías. Una vez tenia los cajones y solo faltaban los fondos, me puse a preparar las baldas.

Los cajones.

En esta pieza los cajones van de tal forma que no se ve la división entre ellos, por lo que debían llevar un rebaje en el frente. Esto es lo primero que realicé, pues siempre parto del frente. Primero uno y luego….!No! al pasar la medida tomada del hueco del cajón al frente, corté un cm de menos, y evidentemente los dos frentes provenían de la misma pieza. Así que decidí arreglarlo y …… que maravilloso es equivocarse, sino no habría hecho las mariposas de los cajones. Estas sirven para unir las dos piezas del frente (otra pieza detrás sirve para lo mismo). Tras esto preparé las guías laterales que van encoladas a las guías de los cajones (todo en madera de haya). La diferencia entre la separación de las guías laterales en el frente y en el fondo será más o menos de 1 mm, más en el fondo.

Las guías laterales.

Las piezas .

Preparando los cajones.

Una vez esto estaba resuelto y tras disfrutar de las incrustaciones, me puse con los laterales de arce y con las traseras. El grosor del frente es de 1,3 cm y los laterales tienen 0,8 cm, creo que el grosor de las piezas debe ser lo más fino posible, siempre que no comprometa la resistencia. Las traseras también de arce y unidas mediante colas de milano deslizantes (otro ensamble realmente disfrutón). Para no incrementar el ancho de los laterales pero permitir que el cajón salga lo más horizontal posible he incrustado unas piezas de ébano en la parte trasera de los mismos que, más o menos, tocan con la guía superior. Una vez que los cajones están encolados, hay que realizar ajustes para que entren perfectamente y dejen holguras mínimas.

Antes de encolar las piezas, aplico gomalaca a las partes que una vez montado el cajón, no tienen buen acceso. . La verdad es que estoy muy contento con estos cajones, los he disfrutado como un peque.

Los tiradores los dejé para el final pues no tenia claro como los quería, ya que la puerta al cerrar toca con los frentes. La primera opción eran unos tiradores cilíndricos y un “agujero” en las puertas, de tal forma que al cerrar la puerta los tiradores se incrustasen en ella y asomasen por delante. Lo descarte porque recargaba mucho la puerta. La segunda opción, que fue la elegida era unos tiradores encastrados. Incrustación de ébano y agujero descentrado, desde mi punto de vista, sencillo y elegante. Por el interior les he dado forma para que sean suaves cuando metes el dedo para tirar.

Las baldas.

Con los cajones listos, y tras muchas cavilaciones, un día a la una de la madrugada tomo la decisión de como hacer las baldas y me pongo ha preparar la estructura (lo bueno de la herramienta manual es que no despiertas a nadie). En principio iban a ser dos baldas a lo largo de todo el armario, pero hubo un cambio de decisión y pasaron a ser dos baldas en la mitad del armario y la otra mitad perchero. Dos problemas, primero, el armario ya montado hace más complicado realizar ensambles, así que optaré por algo muy simple. Y segundo, si hay perchero debe haber perchas, pues me pongo a hacerlas.

La estructura.

La estructura que sujeta las baldas, es un simple bastidor unido con cajas y espigas y va colgado de la estructura unido con espiguillas (provisionalmente con tirafondos de latón). Todo en la misma madera de roble que el resto de la estructura. El soporte en el otro lado es por medio de unos soportes de latón.

Las perchas.

Con respecto a las perchas, decido hacer lo mas básico, curvar unas laminas de castaño encoladas. (a ver si saco un rato y empiezo a curvar con vapor, pero…). Estas que he hecho son algo provisional para ir probando.

Las baldas.

Las baldas en si, las he realizado con cedro al cuarto de 1 cm de grosor. Serrado con la sierra de bastidor, cepillado, encolado… Como estéticamente me gustaban más gruesas, lo que hice fue encolar una tira de la misma tabla con el canto a 45º con el canto de la balda también a 45º . Para mi el resultado ha sido extraordinario.

Así que el armario está en la recta final, solo falta preparar el fondo de uno de los cajones, y colocar unos imanes para el cierre de las puertas. Y he aquí el resultado.

En la siguiente entrada supongo que tendré el armario terminado y os contaré mi experiencia en el curso con Garrett Hack en Niederalteich. El lugar en el que se imparte el curso es una autentica maravilla a orillas de Danubio y en un taller extraordinario.

Hasta la próxima.

2 replies on “El armario……casi, casi está.

Los comentarios están cerrados.