… Y las hojas de sierra llegaron al fin.

sierraycepillo014

Tras un largo periplo desde el otro lado del charco, las hojas de sierra de Bad Axe llegaron a su destino. Como no podía ser de otra forma son de una calidad extraordinaria, parecen una fila de bisturís, con lo que su manejo es hasta cierto punto delicado ( si no quieres acabar con tiritas por todos lados).

Teniendo las hojas las cosas el trabajo en la sierra de bastidor (o sierra portuguesa) ha sido coser y cantar.  Lo primero y como ya disponía de las cajas, ha sido realizar las espigas gemelas. Es un ensamble que particularmente me gusta así que lo he disfrutado. Es importante que entre relativamente  justo (pues na va encolado) y que sea por lo menos un milímetro más corta la espiga que la caja respectiva y el espacio entre las dos espigas ha de ser perfecto pues cualquier problema en esta parte haría de pinza con su homologa de las cajas rompiendo esta parte de las cajas.

Las espigas.

Primero realizo las espigas en un extremo de cada larguero y tomo medidas para las otras dos, en caso de fallo en las primeras seguiría teniendo larguero para repetir.

Con esto hecho y probado ajusto las dimensiones del mango y de la parte trasera y comienzo a dar forma a estas (particularmente me gustan sencillas).

Para dar forma al mango que lleva inclinación hacia abajo y hacia atrás para mayor ergonomía, saco el pequeño arsenal de herramientas: sierras, formones, bastrén, escofinas, limas y los cepillos. Acabo con la cuchilla de ebanista y para igualar recurro a la lija, el objetivo es obtener un mango cómodo pues son muchas horas de uso las que se le van a dar.

El mango.

En el mango hay que preparar un caja para alojar la sujeción de la hoja y en la trasera  ademas hay que incorporar una pieza de acero para que haga topo el tornillo que da tensión a la hoja. El hecho de que Bad axe lo suministre todo simplifica mucho las cosas pues en la que uso yo todo esto lo tuve que hacer yo, ahora ha sido coger y montar. Esta parte es como colocar bisagras o hacer incrustaciones.

Con esto hecho, salvo unos toques mas, de detalle, en las zonas mas complicadas y el acabado con aceite de linaza, esta terminada.

Luego le toco el turno al cepillo de entalla (Kerfing plane), que solo necesitaba que le hiciese la ranura para la hoja, comenzando con el otro cepillo de entalla y acabando con la misma hoja que ve a llevar este. Y hacer los taladros para los tornillos de latón. Este trabajo tan simple, a mí, me pone de los nervios pues un pequeño error puede dar al traste con todo el trabajo. Bueno en este caso prueba superada, gracias a que tengo un juego de brocas en pulgadas pues los tornillos viene en 1/2 y 1/4 de pulgada.

Una vez esta la hoja en su sitio tomo las medidas para terminar la guía lateral, a la que le faltaba una pieza que va encolada en la parte inferior  ( en estos momentos se esta encolando) y salva la distancia que dejan las dos tuercas interiores.

El acabado se lo voy a dar en caliente a la sierra de bastidor y por inmersión al cepillo. Cuando este terminado os mostraré las fotos en la sección de Galería.

Espero que os haya resultado ameno y de utilidad, a mí por lo menos me ha encantado realizar estas dos herramientas a las que seguro que les van a dar mucho trabajo.

Si queréis repasar el proceso aquí os dejo los anteriores “capítulos”.

El cepillo de entalla y la sierra de bastidor I.

El cepillo de entalla y la sierra de bastidor II.

La sierra de bastidor

Hasta el siguiente proyecto y no dudéis en consultar o comentar.