Después de darle muchas vueltas a los detalles que incorporaría a la mesa auxiliar, tomé la decisión de incluir los mínimos posibles, ya que el estilo Shaker es austero, nada se adorna sin necesidad, cada detalle tiene una motivo para estar allí y cada objeto es diseñado para una función particular. Tan solo tres mariposas  y un ligera moldura en el frontal en la parte trasera.

Tras terminar de realizar los ensambles de las guías de los cajones, comencé a darle la forma definitiva a las patas. Primero de uno de los lados, serrar y cepillar y después tras marcar en el otro, y marcar y cepillar. Es ahora cuando empieza a verse la forma definitiva de la mesa.

Ensambles de la guía superior.

Dando forma a las patas.

Con todas las piezas realizadas, antes de probarlo realizo los taladros para las espiguillas de acebo que asegurarán las cajas y espigas de la parte frontal y de la trasera. Después pruebo las piezas y marco los taladros en las espigas de estos. Cuando desmonto y antes de taladrar muevo esa marca ligeramente (1mm) hacia el espaldón, para que al introducir la espiguilla, esta apriete el ensamble.

Taladros y espiguillas.

Primero empiezo encolando los lados cortos, y tras el secado termino de encolar el conjunto. Una vez este esta seco y tras introducir las espiguillas, realizo un cepillado de ajuste y acabado.

Encolado.

He realizado las mariposas con madera de ébano. Sierro y cepillo pequeña pieza para obtener las tres. La corto y ajusto después con los formones. Para marcar su sitio en el sobre, sujeto con los dedos, y marco. Luego vacío y ajusto. Una vez estas entran bien la encolo. cuando esta seco, le doy el ultimo cepillado al sobre, teniendo en cuenta que las mariposas llevan la veta perpendicular al sobre. Después comienzo a dar la gomalaca, proceso que, al menos a mí, me gusta hacer durante bastante tiempo (es demasiado disfrutón para hacerlo rápido).

Las mariposas de ébano.

Aparte de la incorporación de las incrustaciones de las mariposas, quedaban por preparar los cajones. Para los frentes de los mismos he usado madera del mismo roble y en uno de ellos una pieza con bastante dibujo. Preparo los componentes y voy probando hasta que encajan en los huecos (mejor apretado que holgado, pues luego hay que ajustar el cajón y al cepillar perdemos madera). Los cajones tienen 10,5 cm x 4,5 cm x 24 cm, como luego dejo las “orejillas” y ademas he de contar con el vuelo del sobre de la mesa el interior tendrá unos 20 cm.

Los laterales y la parte trasera los he realizado con madera de arce de corte radial. De esta forma las variaciones estacionales de la humedad  influirán menos.

Los cajones (los componentes).

Tras medir y marcar las colas, les doy un corte oblicuo y comienzo a trabajarlas con los formones. Nada como unos formones afilados para la tarea, sobretodo para los ajustes que permitirán  un ensamble perfecto.

Tras realizar los lazos, marco los dientes en el frente del cajón. Existen diferentes métodos para realizarlo pero el que yo uso es sencillo, efectivo, preciso y rápido. Solo la mano sujeta la pieza de los lazos, sobre la pieza de los dientes.

Una vez que están hechos los dientes, solo queda realizar pequeños ajustes (esa virutita que se ha quedado en el fondo), comprobar con la escuadra y probar. Para ganar en efectividad, tanto el marcaje, como el aserrado, el desbaste y demás los realizo primero en todas las piezas de los lazos, y luego en todas las piezas de los dientes.

Los cajones (las colas de milano ciegas).

Después, compruebo como encajan en el hueco de la mesa y paso a realizar los ensambles de la parte trasera. Como casi siempre uso colas de milano deslizantes. En caso de ser grandes uso la sierra pero en este caso todo el proceso lo llevo a cabo con el cuchillo de marcar y los formones.

Primero realizo las colas en la pieza para la trasera, teniendo en cuenta que los laterales tienen ocho milímetros de grosor, las colas tendrán tres milímetros de profundidad. La parte más estrecha de la cola tiene 5 mm y la parte ancha 8mm. Marco con el cuchillo y elimino con el formón (como cuando hacemos un entalla para guiar la sierra) y así hasta que obtengo las colas en la inclinación deseada. Una vez tengo realizadas las cuatro colas, marco la posición en los laterales de los cajones donde irán las cajas para alojarlas.

Los cajones (las colas de milano deslizantes I).

El procedimiento es similar al de las colas, marcar y vaciar con el formón y la guimbarda pequeña (mini router plane). Una vez que están realizadas, toca probar y ajustar hasta que la unión sea perfecta. Las cajas tienen un poco más de 3 mm para dejar lugar para el encolado (la cola ocupa espacio). Pruebo el conjunto y desmonto.

Los cajones (las colas deslizantes II).

los cajones (el ensamble acabado).

Toca ahora realizar la ranura para el fondo de los cajones, con el cepillo de ranurar (una autentica maravilla, preciso, con visibilidad…) Con la cuchilla más pequeña (4mm de anchura), aquí si que hecho de menos una cuchilla de 3 mm, pues el fondo de unos cajones pequeños no tiene que ser muy grueso. Generalmente hago primero la ranura en el frente del cajón, pues la ranura debe estar en dentro del espacio destinado a alojar las colas. Una vez esta todo, le doy un cepillado de limpieza y unas capas de gomalaca al interior (respetando las zonas de los ensambles) y en encolo.

Una vez la cola esta seca, elimino algún resto que ha quedado con el formón y realizo las pruebas y los ajustes necesarios, comprobando las holguras. Es aquí donde hay que tener en cuenta donde va a “vivir” el mueble, si va a ir a una zona más seca habrá que dejarlo más ajustado.

Los cajones (Encolado y ajustes).

Cuando todo encaja bien, realizo los fondos con madera de fresno (aprovecho unas chapas que saqué para el armario. En general la dirección de la veta en los fondos es perpendicular a la veta de los laterales con la excepción, como es el caso, de cajones pequeños, donde los movimientos son menores (los movimientos estacionales dependen, aparte de la especie y el tipo de corte, de las dimensiones de las piezas).

Fijo el fondo a la pieza trasera del cajón con un tirafondos de latón. Luego le doy gomalaca a muñequilla (esto también hay que tenerlo en cuenta a la hora de los ajustes de los cajones en el hueco).

El acabado (gomalaca a muñequilla).

Toca ahora realizar los tiradores, pero eso ya es otra historia, haré  “x” diseños, realizaré unos cuantos y elegiré uno. Cuando este todo publicaré las fotografias del resultado.

Hasta la próxima…

La mesa Shaker I

 

5 replies on “La mesa Shaker (II)

  1. Un trabajo estupendo Isra.
    Una pregunta: ¿Por que no montas la trasera del cajón más atrás para ganar algo de espacio?
    Gracias por dedicar tu tiempo a mostrar como lo haces. Muy útil para los que estamos aprendiendo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tu aportación. Las traseras de los cajones las ensamblo en diferentes posiciones en función de la pieza. Cajones que salen “al aire” siempre las monto avanzadas con el objeto de que puedas sacar el cajón y ver todo su contenido sin que se caiga, es decir tengo encuenta el tamaño del cajón, el vuelo del sobre. La parte que parece sobrar no sobra si no que cumple la funcion de sujetar el cajón mientras accedes al contenido. si el cajón fuese encima el “sobre”, como en algunos escritorios o si fuese una caja entonces podría ir situado atras del todo ensamblado con colas de milano.En el caso de la mesa puedes acceder a todo el contenido de forma facil sin tener que sacar el cajón de su hueco y sin que se caiga al sacarlo. Espero haberme explicado. Un saludo.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.