… disfrutando con los detalles.

Estas semanas las he dedicado principalmente a los detalles que formarán parte de la pieza, a preparar las piezas de los cajones y la trasera. Tras probar unas incrustaciones de ébano y acebo, y descartarlas, al final me decidí a realizar algo similar al mueble para cubertería que hice tiempo atrás.

Comencé encolando las piezas suplementarias del frente, así como las divisiones frontales de los cajones. Luego, instalar las guías inferiores y superiores así como las del cajón lateral. También preparé las piezas para la trasera con cedro rojo y las ranuras para el mismo con el cepillo de ranurar.

Las divisiones para los cajones.

La trasera de cedro rojo.

 

Tras esto pasé al dimensionando las piezas de ébano, de acebo (de una finca en la que vivíamos en los Valles Pasiegos) y palo rojo. Después una presentación de los mismos en el mueble y decidir como irán. Como podáis observar las piezas de acebo inferiores son un poco más grandes, pues irán un poco tapadas por la moldura inferior.

Incrustaciones.

Una vez que tenia hechas las incrustaciones, le tocaba el turno a los frentes de los cajones. Seleccioné una pieza de cerezo, tras dimensionarla para que entre en el hueco (dejando un poco más por arriba y por abajo para los cortes). Divido la pieza en tres, uno para cada cajón y una pequeña pieza para la parte inferior del mueble. De esta forma la veta es continua en todo el frente.

Los frentes de los cajones.

Una vez están ajustados los frentes, le toco el turno a los laterales. Arce al cuarto para todos ellos (solo faltan los del cajón lateral). Más o menos son piezas de 0,6 cm de grosor. Y como no disfrutando del cepillo de ingletes para retestar.

Los laterales de los cajones.

Tras preparar las guías laterales (también de arce al cuarto) y probarlas y después de darle vueltas a realizar algún detalle en los frentes, pues me lance a ello. Primero preparé con las limas sobre una vieja hoja de sierra un pequeño ranurador (1 mm) , luego afilado con piedras y a probar.

En las zonas de contraveta,  primero marco con este ranurador un poco y paso los gramiles  a cada lado de la futura ranura para cortar las fibras, así puedo continuar sin desgarros. Después saco unas tiras de 1 mm (gramil flamingo, sierra y luego cepillado) y voy probando hasta que encajan bien. Luego es simple, encolado y cepillado para igualar.

Para las próximas semanas tendré que ir prepararando la moldura inferior o un pequeño pedestal, realizar los cajones, etc.  A ver si da tiempo para presentarlo en Lignorum2016.

Hasta la próxima.

4 replies on “El Joyero de Cerezo III

  1. Es una maravilla de trabajo ,estoy deseando verlo terminado.Me gustan las incrustaciones de acebo .Es una obra de arte con un encanto especial

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.