Tras un mes y pico de trabajo, unas veces más agradecido que otras, por fin he “casi” terminado el armario donde descansaran mis herramientas. He intentado que sea lo más cómodo posible para ser usado a diario. La intención es disponer de un lugar para al finalizar la jornada, las herramientas puedan, tras su correspondiente limpieza, reposar lejos de la humedad y el polvo.

Tras realizar las puertas y la pequeña estructura para los cajones pequeños pasé a la colocación de las bisagras.

Comencé ajustando las puertas, de tal forma que tanto en la parte superior como en la inferior quedasen ajustadas a la carcasa. Comencé instalando la hoja de la bisagra que corresponde a la puerta. Marcaje con el gramil y la escuadra, y luego eliminar madera con el formón y terminar de igualar la base con la guimbarda pequeña (router plane). Una vez hecho esto pase a realizar el marcaje en la carcasa. Luego ajusté las partes superior e inferior para que las puertas entrasen en sus sitio. Como los laterales de la misma los había dejado sobredimensionados y tras realizar la caja donde alojar la bisagra, pase a rebajarlos hasta conseguir un ajuste adecuado, pero dejando suficiente para realizar un ajuste final tras el encolado de la estructura.

Las bisagras (knife hinges).

Una vez las puertas están colocadas toca ajustarlas para que cierren (las deje un extra de madera). Esto lo hice con un pequeño angulo para que una puerta bloquee a la otra y haga de tope.

Luego realicé un pequeña pieza de nogal que incorpora un pequeño imán para que la puerta quede cerrada.

Con las puertas puestas y previo paso al encolado, aplique gomalaca a las caras interiores de las piezas que componen la carcasa. Con esta parte acabada comenzó la contrarreloj del encolado, las comprobaciones y demás dolores de cabeza.

Acabado en el interior.

Encolado de la estructura.

Cepillado de acabado en la estructura.

Tras el encolado vuelta al ajuste y a terminar la trasera. Ya tenia cuatro de las cinco piezas de la trasera y tras realizar chaflanes y rebajes en ellas las coloque y las fije con un tirafondos de latón (en un solo punto a lo largo cada tabla, para permitir los movimientos de la madera) a la parte inferior de la carcasa y las estanterías, de tal forma que la trasera pasa a ser parte de la estructura reforzando la misma. Luego ajuste la quinta tabla, la del centro.

La trasera de Abeto de Douglas.

Con esto terminado, pedí ayuda para colocar el mueble en su sitio, pues es donde menos lata da. Para colgarlo a la pared hice unas piezas de latón con dos orificios para los tirafondos (orificios relativamente cerca para que no impidan los movimientos en la madera) y coloqué una moldura de nogal a modo de escuadra en la parte de abajo. De tal forma que el mueble esta descansando sobre la “escuadra” y colgando de las piezas de latón colocadas en la parte superior de la trasera.

Después tocaba realizar los soportes para las herramientas, tenían que ser sencillos y permitir un acceso fácil a las herramientas. Solución unas piezas de nogal con unos resaltes en los laterales y un imán de 1,5 kg en el centro. Los cepillos descansan sobre un pieza de madera de cedro y se mantienen verticales con el imán. Mas soportes para guillames, guimbardas y bastrenes. Tambien he hecho un soporte portátil para los formones en nogal, de tal forma que cuando hay que trabajar sacas el soporte entero y tienes todos los formones a mano.

Los soportes de herramientas.

Todo esto como paso previo a realizar los cajones. Estos lo he hecho como casi siempre, nogal para los frentes y arce de corte radial para los laterales. Las traseras de los grandes las realicé en abeto de douglas para que al abrir los cajones las traseras y el fondo del armario tuviesen una especie de continuidad. En los pequeños como siempre, con arce. Los fondos de los cajones son de castaño, los grandes y fresno los pequeños (pues tenia unas chapas de 5mm que quería aprovechar).

Los cajones…

Mientras le daba vueltas al asunto de los tiradores coloque unos tirafondos de latón a modo de tiradores provisionales.

En uno de los cajones había colocado unas guías de ébano (en unas ranuras) para poder colocar una bandeja extraible para las herramientas de marcaje que más uso, así puedo tener la bandeja siempre a mano. Opte por la solución rápida y fácil, así que con un listón de cerezo de la longitud necesaria exacta, siempre hay uno con 1 cm menos, tras regruesarlo lo corte a inglete lo ajuste con el cepillo y lo encolé.

Tras el encolado una ranuras con la sierra de costilla grande y prepara unas chapitas de ébano de la medida. Ajustarlo todo, y a por el fondo. Esta vez cedro rojo al cuarto y directamente encolado a la base, ohhhh locura. Esta idea la saqué de una caja antigua para instrumentos de dibujo,  de la Colección de Comercial Pazos, que llevaría unos 100 años perfectamente estable y ya la probe en una cajita que hice antes de Lignorum. Luego le hice unos chaflanes a la base para que la bandeja entre suavemente en el cajón.

La bandeja de cerezo y ébano.

Después de preparar la bandeja comencé ha hacer pruebas con el nuevo “mini” torno que compre expresamente pare estos menesteres (hasta que consiga uno manual…) Preparé unos cilindros listones de acebo (de unas podas hace unos 4 o 5 años en una finca en San Pedro del Romeral) y probar suerte con el torno. La única dificultad es hacerlos iguales.

Los tiradores de acebo.

El mueble de herramientas … terminado.

Y por fin pude sentarme a descansar, mientras le doy vueltas a otros proyectos (la cabeza no para) y voy dedicando tiempo a preparar material, banco de trabajo y otras cosillas para el curso de Garrett Hack de Octubre. Faltan soportes que hacer y herramientas que ubicar, etc `pero mejor poco a poco que si no acaba siendo como una caja de herramientas con todo alborotado.

Ahora a continuar disfrutando y hasta la próxima.

El Armario de herramientas I

El Armario de herramientas II

 

 

11 replies on “El armario de herramientas III

  1. Que bonito………me gustaría para que mis pañuelos y fulares estuvieran ordenados y en los cajones mis pulseras y anillos de bisutería ,ahí las herramientas van a estar de lujo

    Me gusta

  2. hola Isra,

    Te ha quedado fabuloso como siempre. Cuando te canses de él házmelo saber que te haré la primera oferta. 😉
    Sólo una pregunta, por si me animo en casa a seguir tus pasos. Esos imanes que soportan los cepillos a la trasera, de qué tamaño son y que peso aguantan? Por último, si no es indiscreción dónde puedo conseguirlos?

    A seguir bien,

    Me gusta

  3. Hola Israel! Acabamos de descubrir tu blog y nos ha fascinado. Nos encanta todo lo que esta hecho a mano -y si es con madera todavía más-. Estas hecho todo un maestro ebanista.

    Por nuestra parte, decirte que te has ganado unos fieles seguidores.
    Felicidades por este proyecto tan inspirador 🙂

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.