Pieza inspirada en el trabajo del gran diseñador George Nakashima, de la cual me llamo la atención la sencillez y el encordado del asiento, simple, elegante y funcional.

Para ello seleccione de entre los tablones de roble que tengo en el exterior, una pieza. Mover y mover tablones hasta encontrar lo que buscaba. Comienzo serrando y posteriormente desbastando la madera. Dimensiono primero las piezas principales, travesaños superiores y las piezas donde he de realizar el encordado.

Los ensambles de todo el conjunto, patas incluidas, serán cajas y espigas. Simples para la estructura del asiento y gemelas o dobles para las patas. En los travesaños principales quise darles una ligera inclinación para mejorar la estabilidad y estilizar el conjunto

Una vez los ensambles del asiento estaban terminados, comencé con los de las patas, espigas gemelas, doble trabajo pero como resultado un ensamble resistente.

Tanto por diseño como para mejorar el diseño estructural, he incorporado unos travesaños inferiores, con espigas cilíndricas (delante/detrás) y espigas normales (lado a lado).

Darle forma a los travesaños es un trabajo divertido con los bastrenes. Y ya que estaba con los bastrenes me metí de lleno con la forma de las patas, serrar, cepillar y trabajo de bastren para dejar unas patas más elegantes y visualmente atractivas.

Como resultado, teniendo en cuenta las dimensiones del banco para dos, resulto una estructura relativamente simple y bastante ligera. Solo restaba realizar los taladros en las piezas, delantera y trasera, con el berbiquí y una broca salomónica de 14 mm, para la realización de parte del encordado.

Con todas las piezas terminadas, comienzo encolando las que forman el asiento. Continuo con las piezas que unen las patas y las patas y termino encolando todo el conjunto.

Una vez encoladas las piezas y tras un acabado con aceite danés, comencé con el encordado. Elegí una cuerda de cáñamo de 6 mm, por ser natural, suave y con un color muy agradable. 110 m de cuerda necesito para el encordado de los dos asientos, lo que incrementa considerablemente el peso pero gracias a esa estructura ligera, no es excesivo.

Por ahora he encorado un asiento con 55 metros, y estoy a la espera del resto de la cuerda. Cuando termine de encordar, solo faltaran unas fotos y listo. Os dejos unas fotos de la primera parte del encordado del banco de roble.

hasta la próxima…