Estamos a muy pocos días de terminar el 2018 y no quería dejarlo pasar sin escribir sobre como va la cómoda de cerezo. La verdad es que no es lo mismo realizar un  mueble a mano que realizarlo, documentarlo y compartirlo, pues si ya de por si es lento hacerlo a mano, con lo demás, se vuelve aún más lento.

Bueno a estas alturas, el mueble esta casi en la recta final, la estructura esta terminada y encolada. Los paneles laterales los he realizado con cerezo rizado y unas incrustaciones de palosanto y madreperla, y los traseros en cedro rojo de corte radial. He realizado dos paneles traseros en vez de uno para minimizar los movimientos estacionales.

Antes de encolar la estructura tenía que dar forma a las patas y a las piezas del frente (las divisiones de los cajones). Después realicé las incrustaciones, ébano y acebo, en los peinazos laterales y la llave inferior del frente, y de ébano exótico en las patas a modo de “calcetines”. Esta parte de las incrustaciones simepre es muy entretenida.

El encolado de una pieza compleja siempre es un poco estresante, y en este caso había muchas piezas que encolar. Pero una vez realizado, la satisfacción es enorme pues lo más difícil ya esta listo. Previamente a encolar también di el acabado con gomalaca a cada una de las piezas, lo que no quita seguir añadiendo capas una vez esta encolado.

Después pase a realizar la tapa, con dos piezas de cerezo abiertas en “libro” y le he añadido una pieza de ébano en la parte de atrás, no solo a modo decorativo si no también para que cualquier cosa no se caiga por atrás. Esta pieza va incrustada en la tapa con una caja realizado con el cepillo de ranurar y los formones.

Una vez la tapa esta terminada comienzo a darle el acabado y la uno a la estructura con las aldabillas, piezas que unen la tapa a la estructura pero permitiendo el movimiento estacional de la madera. Tras la tapa vienen los cajones. Los realizo con los frentes de arce chapados con chapa ¡gruesa sacada por mi, en arce rizado y con los laterales en arce, traseras en cerezo y los fondos irán en cerdo rojo, tanto por la veta recta, espectacular, por el movimiento estacional, el aroma y la ligereza.

Algo a recalcar en todas mis piezas es que intento que sean lo mas ligeras posibles, no me gustan los muebles pesados y toscos, pero intentando no mermar la resistencia de la pieza.

Hasta la póxima….