Una vez toda la estructura esta encolada, con los detalles finalizados, las cajas de las aldabillas, hechas, etc. llega el momento de comenzar con las puertas, los cajones y la tapa.

Las puertas.

Primero comienzo preparando las piezas de las puertas, peinazos y largueros, que realizo de la misma sección. Luego preparo los paneles, de cerezo, y comienzo con los ensambles de caja y espiga con retalón, así como las ranuras donde iran alojados los paneles.

Tras probar los ensambles, aplico gomalaca a una parte de los cantos donde iran instalados los paneles.

Preparo los paneles de cerezo biselados para encajar en las ranuras del bastidor.Una vez ajustados y comprobado que tienen las medidas perfectas, aplico gomalaca a muñequilla. Al aplicar gomalaca hay que prestar más atención a los bordes.

Encolo las puertas con los paneles en su sitio y es entonces cuando sierro los sobrantes de los largueros y los ajusto con el cepillo. Despues realizo el rebaje para que las puertas se solapen.

Realizo las cajas para las bisagras de cuchillo y comienzo a preparar unas molduras de ébano para enmarcar los paneles. Estas piezas iran encoladas al canto ineriro del bastidor. Aplico gomalaca a todo el bastidor.

Los cajones.

En este caso he decidido realizar dos cajones en arce con una chapa de más de 1mm de grosor de arce rizado y dos cajones de nogal americano. Los laterales y las traseras, como en casi todas mis piezas, son de arce de corte radial, Par los fondo uso cedro rojo, por su maraviillosa veta, olor y estabilidad.

Preparo las chapas de arce rizado, serrando al hilo unas piezas de arce rizado de unos 6 o 7 mm. Las encolo a los frentes de los cajones y después dimensiono la pieza resultante como si fuese una pieza maciza.

Realizo las colas de milano ciegas para unir frentes y laterales y las colas de milano deslizantes para unir trasera y laterales. Esta unión de la trasera me permite ajustar los cajones en profundidad una vez estan encolados.

Los taladros para los tiradores los realizo antes de encolar. Y una vez encolados los cajones comienzo a aplicar la gomalaca. La gomalaca la doy solo en el frente y en clas colas de milano, esto me permite que en futuro pueda realizar ajustes en los laterales.

Es entonces cuando realizo los fondos de los cajones de cedro rojo, los ajusto y fijo con unos tirafondos de latón.

Realizo los tiradores en acebo para los cajones de nogal americano y en granadillo para los de arce rizado. Incorporo unos detalles de madreperla “abalone” en los tiradores y en la parte superior de los frentes.

La tapa.

Para realizar la tapa, sierro en dos un tablón de cerzo que queda abierto en libro, lo dimensiono, lo encolo y lo vuelvo a cepillar para dejarlo en sus dimensiones definitivas. Realizo un bisel en tres de los extremos.

En este mueble he decidido realizar una pequeña moldura de nogal bajo la tapa. Esto me perimitirá incorporar un pequeño cajón secreto, tras los pequeños cajones de nogal amareicano.

Aplico gomalaca a toda la tapa y a la moldura de nogal.

Ahora sólo queda aplicar unas cuantas capas más de gomalaca a toda la pieza y el mueble esta terminado.

El resultado es una pieza cuidada hasta en el más minimo detalle, equilibrada y elegante.

Hasta la siguiente entrada…

Consola Lacabra